domingo, 7 de diciembre de 2014

¡¡¡COULAAANT!!!


Creo que para los amantes del chocolate no hay otro postre mejor que el "Coulant".  Este postre patentado 



(Foto de Michel Bras tomada de Internet)

en 1981 por el chef Michel Bras, tras un juicio en el que se dirimía su paternidad, consiste en un bizcocho de chocolate del que al partirse surge de su interior una cascada de chocolate fluido (de ahí su nombre).

No hay que confundir le Coulant de chocolate con el Volcán de chocolate, este último consiste en el horneado de una masa de chocolate, elaborada con poca harina y más chocolate y mantequilla de lo normal. Aquí se juega con el tiempo de cocción, se trata de dejar el interior del bizcocho ligeramente crudo mientras que el coulant es una masa de chocolate en la que en su interior se ha introducido un núcleo de ganache de chocolate congelado que luego al partirse fluirá en nuestro plato. ¡¡¡Mmmm una delicia!!! .

Tres son las recetas de postres que más asiduamente preparo en casa, el Coulant, La Tarta Tatin y la Tarta Laura. Ahora ya tenéis las dos primeras recetas, pronto publicaré la Tarta Laura, la más, más de mi familia..

Pero vayamos ya con la receta:

Ingrediente:

Para la masa:
250 gr. de cobertura de chocolate negro, yo utilizo una tableta de Nestle postres.
190 gr. de mantequilla
4 huevos
4 yemas
90 gr. de harina tamizada
20 gr de almendra cruda molida
120 gr. de azúcar

Para los núcleos:
100 gr. de cobertura de chocolate negro, también aquí utilizo el Nestle postres
75 ml de nata líquida 35% (la de montar)
10 gr. de mantequilla
32 ml. de agua

Elaboración:

Núcleos:

Juntar todos los ingredientes en un cazo: el chocolate, la mantequilla, la nata y el agua, calentar a temperatura media mientras no dejamos de remover con unas varillas hasta obtener un ganache liso y uniforme. Verter en moldes de silicona de semiesfera y congelar.


Se pueden guardar en el congelador hasta el momento de utilizarlos.

Coulant:

Fundir el chocolate con la mantequilla en un bol de silicona en el microondas, de 20 en 20  segundos para evitar que se queme el chocolate, mezclar con espátula cada vez hasta obtener una crema homogénea.
Blanquear los huevos y las yemas (batir con varillas en Kitchen Aid o manuales), esta parte es muy importante, hemos de conseguir una masa esponjosa y suave.

Incorporar el chocolate.

Por último añadir delicadamente la harina y las almendras en polvo, mejor incorporarlas de forma gradual en dos mitades.

Pincelar con mantequilla ligeramente los moldes que vayamos a utilizar

Echar la masa en los moldes rellenando una tercera parte, a continuación situar encima dos núcleos (como son semiesféricos unidos por la base) que no toquen las paredes, por último acabar de rellenar los moldes con la masa de chocolate, sin llenar a tope.

Llevar a horno precalentado  a 190º (abajo y arriba) unos 12/15 minutos, esto dependerá del horno.


Cuando estén hechos veremos que se resquebrajan en la superficie ( cosa que extrañamente no me ha pasado hoy).

Se pueden congelar antes de llevar al horno, al sacarlos irán directamente al horno sin pasar por nevera, y cocerán unos 23 minutos.

Siempre al sacarlos del horno dejar reposar al menos 10 minutos antes de desmoldar.

Nota: Es bueno hacer los núcleos y guardarlos en el congelador para cuando los necesitemos, nos llevará un momento y sin embargo al preparar los coulants nos será de gran ayuda el encontrarlos ya a punto.

Fuente: Curso impartido por Susana en Gadgets Cuina (Barcelona)


domingo, 30 de noviembre de 2014

ARROZ CALDOSO



Ya hace unos meses Raquel, una de mis niñas, me paso la receta de este arroz que habían elaborado  en un curso de cocina al que asistió, lo tenía en pendientes sin encontrar el momento de prepararlo. El otro  día en uno de mis paseos por el Mercado del Ninot vi unas merluzas de medio tamaño con un aspecto sensacional y pensé este es el momento. Me hice a continuación con el resto de los ingredientes y me puse a  elaborarlo, el  resultado  fue  fantástico, no será ni mucho  menos la  última  vez  que  lo  haga, sólo  hay  que tener  una precaución, en el momento que logramos el punto de caldoso deseado hay que servirlo  sin esperar más.

Ingredientes:

250 gr. de arroz de grano gordo
500 g de merluza limpia
250 g de gambas
5 ajetes tiernos
1 pimiento verde
1 cuch/sop de pulpa de ñora
2 cuch/sop de tomate frito
Picada de ajo y perejil
2 litros de caldo de pescado
Aceite, sal

Elaboración:

Con la cabeza, la espina y algo más de pescado para sopa elaborar un buen caldo. Mientras  limpiar la merluza y las gambas, cortar la primera en dado grandes y las segundas por la mitad, reservar. Cortar muy finamente la cebolla y el pimiento. Limpiar los ajetes y cortarlos en trozos de unos 2 cm. con el fin de luego encontrarlos en el arroz


En una cazuela con aceite sofreír la cebolla, el pimiento y los ajetes hasta que estén dorados, entonces 


añadirle la picada de ajo y perejil el tomate frito y la pulpa de ñora. Rehogar.

Pasados un par de minutos añadir el arroz y revolver, cuando este ligado añadirle el caldo muy caliente, salar y cocer durante 12 minutos removiendo de tanto en tanto.


Pasado ese tiempo incorporar la merluza y las gambas dejar hacer unos minutos más hasta que quede el punto de caldoso que deseemos. Servir en plato hondo y comer inmediatamente.

Nota: Se pueden sustituir las gambas por langostinos

Fuente: Curso de cocina de Casa Golferichs

jueves, 20 de noviembre de 2014

DELICIOSA TATIN


No sé por qué no había publicado antes esta receta, desde que me la paso mi amigo Jaume, compañero de fatigas del Camino de Santiago, la he hecho montones de veces y siempre ha triunfado.  Es un postre sencillo y rápido de hacer, no da ningún trabajo, apenas ensucias un mármol y está tan buena...

Normalmente suelo tener bases de masas de hojaldre en la nevera y helado de vainilla en el congelador y con esto manzanas, mantequilla y azúcar: ¡¡¡listo!!!

Es una receta perfecta para celíacos, siempre que se controlen los componentes de la masa y del helado. 

Ingredientes
- 8 manzanas Golden 
- 100 gr. mantequilla.
- 200 gr. de azúcar.
- 1 paquete de pasta de hojaldre “Buitoni” o similar.

Elaboración

Hacer bolas de helado y guardarlas, separadas entre ellas, en el congelador

Pelar las manzanas y contarlas a cuartos eliminando toda la parte del corazón.

Poner la mantequilla, el azúcar, y las manzanas en una paella y cocerlo a fuego vivo hasta que las manzanas empiezan a dorarse.

Colocar las manzanas  con todo el jugo que han echado en la cocción en un molde previamente pincelado con mantequilla.

Cubrirlo con la pasta de hojaldre y ponerlo a cocer con temperatura y tiempo según indique el fabricante de la pasta. ( 30/40 minutos a 180 grados aproximadamente).


Una vez fuera del horno dar la vuelta a la tarta para que se vean las manzanas como en la foto.

Enplatar una porción de tarta y una o dos bolas de helado

Nota: Este pastel es bueno tomarlo hecho del mismo día, para que no se reblandezca la base y tibio a poder ser. Si se hubiera enfriado, con un golpe de microondas será suficiente.

Fuente: Jaume M.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

SALMÓN CON TROMPETAS DE LA MUERTE


Os comenté en la última entrada, que habíamos estado en Arbucias en casa de mis cuñados buscando setas. Como este año ha llovido mucho el bosque está muy húmedo desprendiendo ese aroma tan característico del otoño mezcla de humedad, musgos, líquenes, hojarasca y setas, sobre todo setas.

Ir con mi cuñado no es sinónimo de buscar setas, es sinónimo de encontrar setas, me encanta en esos días ponerme unos vaqueros viejos y sentarme notando la humedad del suelo mientras pausadamente voy llenando mi cesta de trompetas, rebozuelos, setas de los Cesares, "lleteroles" (lactarius rugatus)...

Lo que más recolectamos fueron trompetas de la muerte, que una vez en casa limpiamos concienzudamente, cocinamos y una vez frías congelamos para poder utilizar durante todo el año, aunque guardamos unas pocas para realizar este plato.

Ingredientes:

4 porciones de salmón
2 cebollas medianas
250 gr de salsa de tomate
250 gr. de champiñones laminados
300 gr. de Trompetas de la Muerte
2 tacitas de arroz
Aceite y sal

Elaboración: 



Freír por separado y rápidamente (en un wok) las cebollas una vez peladas y cortadas, del mismo modo los champiñones, y las Trompetas, en sarten aparte y más despacio el tomate.


Hervir el arroz, lavar, escurrir y reservar.

Pasar por la cazuela el salmón (2 minutos por cada lado), añadir la cebolla, el tomate y los champiñones y dejar 2 minutos más haciendo chup-chup.

Untar un vasito bajo y ancho con unas gotas de aceite, colocar en su fondo las trompetas y acabar de rellenar con el arroz. 

Enplatar:  Desmoldar en cada plato un flan de arroz con sus trompetas, situar en medio la porción de salmón y al otro lado una cucharada de champiñones con cebolla y tomate 

Nuestros platos están terminados, llevar inmediatamente a la mesa.

Nota: Teniendo en cuenta que todo se ha cocinado por separado hay que intentar que el sabor de ningún ingrediente prevalezca sobre los demás. Esta receta puede constituir un plato único.

Fuente: Familiar

jueves, 30 de octubre de 2014

TARTA DE CASTAÑAS


El hombre propone pero Dios dispone. A pesar de mis buenos propósitos de publicar semanalmente, por una u otras causas:  que si un pequeño viaje, que si ponerme al día en otras actividades, que algunos asuntos familiares, que, que que… pues eso que me he plantado casi en noviembre, como aquel que dice en Navidad y creo que ya es hora de ponerse al día. Tengo muchas ganas de reencontrarme con todos vosotros y ver todo lo que habéis hecho en mi ausencia. Yo la verdad es que he cocinado poco. Cada año al volver de vacaciones organizo un estricto régimen de comidas para bajar esos tres kilitos que indefectiblemente sumo cada verano y que de no poner control luego con los turrones y demás… pues no se a donde llegaríamos, o sea que verduras, vapores, hervidos y planchas, y eso la verdad es que no creo que tenga demasiado interés.

La semana pasada fuimos a casa de mis cuñados a Arbucias a buscar setas, cogimos Trompetas de la muerte, rebozuelos y también castañas, muchas castañas.


 Hacia tiempo que no hacía recetas con castañas y me apetecía preparar algún postre con este fruto. Hace unos días encontré en el blog de María Lunarillos la receta del  Puré de Castañas, rico, nutritivo y sencillo de elaborar.
Me puse manos a la obra, ni que decir tiene que lo peor de esta receta es pelar las castañas, he de reconocer que cuando llevaba tres o cuatro peladas estuve a punto de desistir. Quitar las pieles interior y exterior no era trabajo fácil, hasta que opte por  partir los frutos por la mitad y extraer cuidadosamente con la punta de un cuchillo toda la carne, esto fue mucho más rápido. Una vez conseguida toda la pulpa: Coser y cantar.

Ingredientes:

Un bizcocho
Nata para montar
100 gr. de almendras troceadas

1 kilo de castañas
220 ml de leche
90 gr. de mantequilla
una pizca de sal

Elaboración: 

Para el bizcocho  empleé esta receta, doblando las cantidades.

Para el puré de castañas: Cocer las castañas en agua con un poquitín de sal durante unos 20 minutos. Retirar del fuego y colar, cuando se empiecen a enfriar sacar la pulpa con la punta de un cuchillo.
Colocar la pulpa de castañas en un bol, echarle por encima la leche previamente calentada y la mantequilla a trocitos, mezclar para que esta última se vaya derritiendo por la temperatura de la leche, añadirle la pizca de sal y triturar.


No echar la leche toda de golpe, pues tal vez sin utilizarla toda conseguiremos la textura deseada. Yo para esta receta emplee  menos de 200 ml. de leche y en cambio le añadí un poco de nata para obtener una textura más cremosa.

Cortar la tarta en tres discos. Sobre un tercio incorporar una capa de nata que habremos montado y azucarado, colocar encima otro disco  que untaremos con una capa generosa de puré de castañas, por ultimo instalar el último disco sobre el que esparciremos otra capa de puré, igual que en los laterales.  A continuación cubrir toda la superficie de la tarta con las almendras troceadas y por último espolvorear con abundante azúcar glas.



Nota: La capa de nata de esta tarta se puede sustituir por una crema hecha con 3 yemas, una cucharada colmada de azúcar y 100 gr de mantequilla.

martes, 9 de septiembre de 2014

PIMIENTOS CARAMELIZADOS - ENCLAVE DE LLIVIA

El otro día necesitaba unos botes de pimientos del piquillo para hacer un acompañamiento para una cena comunitaria que íbamos a celebrar con un grupo de amigos. Aunque normalmente hago mis compras diarias en territorio francés, determinados productos sigo adquiriéndolos en España, como por ejemplo los pimientos del piquillo

Como sabéis el pueblo en el que yo paso el verano está situado en territorio francés y así mismo son franceses los pueblos que nos rodean con una única excepción, la Villa de Llivia y fijaros bien que he dicho "la villa" no el pueblo. 

Como la mañana era radiante (cosa totalmente infrecuente este pasado verano), convencí a mi amiga Lu y



las tres, Suki vino con nosotras, nos fuimos caminado entre prados verdes hasta la vecina Villa de Llivia, y aquí me vais a permitir  que haga un paréntesis.

¿Conoceis Llivia, la habéis visitado, habéis oído hablar de ella? Esta bonita población española perteneciente a la provincia de Gerona, es el único enclave español en suelo extranjero.

En 1659 se firmó el Tratado de los Pirineos que ponía fin a un conflicto iniciado entre Francia y España durante la Guerra de los 30 años. Por este acuerdo España cedía al gobierno galo el Rosellón, el Conflent el Vallespir y una parte de la Cerdaña. Un año después se concretó la parte de la Cerdaña que pasaría a Francia, así 33 pueblos pasaron a la corona vecina. En el momento de mecionarse Llivia el representante español adujo que se había convenido que eran pueblos lo que España cedería, y que no se hablaba de villas y Llivia era una villa, ante la insistencia española los franceses cedieron. 120 años antes Carlos I mencionó a Llivia como "la villa y parroquia de Llivia", está simple mención salvo a Llivia de pasar a ser parte del territorio vecino.

Siempre ha habido un camino (desde hace tiempo carretera) de libre acceso a los españoles para circular entre Puigcerda y Llivia. Así, saliendo de Puigcerda se atraviesan tierras francesas hasta llegar al enclave de Llivia.

Si no conocéis esta villa os recomiendo que algún día que vengáis por esta zona le hagáis una pequeña visita. 

En Llívia se encuentra la que afirman es la farmacia más antigua de Europa, ahora convertida en Museo, es agradable darse una vuelta por la zona antigua en la parte más alta de la villa, donde podemos admirar algunos


restos del castillo destruido por el rey Luis XI, la torre circular de Bernat de So, la iglesia de  Nuestra Señora de los Ángeles, o  simplemente deambular por sus calles mientras degustamos una deliciosa  coca de
alguna de sus pastelerías o panaderías. O entramos a comer en alguno de sus acogedores restaurantes

Y hecho este "gran paréntesis" os voy a dejar la receta de los pimientos caramelizados. Ya se, ya sé que todo el mundo sabe hacerlos, pero creo que simplemente son las proporciones lo que hace que este acompañamiento quede tan delicioso  que todo el mundo que los prueba me pida la receta.

Ingredientes:

Dos botes de pimientos del piquillo (de los de 250 gr. aprox)
80 gr. de azúcar
2 dientes de ajo
Un chorrito de salsa de soja
Aceite, sal

Elaboración:

Cortar los pimientos a tiras

En una cazuela poner los pimientos con su jugo y el resto de ingredientes cocer a fuego lento hasta que estén caramelizados.

Nota: Elegir los pimientos lo más gruesos posibles

Fuente: Mi amiga Lu, que a su vez tomo la receta de la revista Telva

lunes, 25 de agosto de 2014

"UN PEU DE TOUT"





"Un peu de tout". Cuando nosotros llegamos a Saillagouse, en la Cerdaña francesa hace más de 25 años, en el pueblo había una tienda que llevaba ese nombre: "Un poco de todo" y es que allí podías encontrar pues eso un poco de todo, mochilas, botas, periódicos y revistas, material de escritorio, manteles, sombreros, ropa, cerámica.....

Mi receta de hoy lleva también un poco de todo. Ayer comimos cus-cus de pollo y sobró  pollo, algo de cus-cus, calabacín, zanahoria y garbanzos, digamos que quedaba una ración, cogí todos estos ingredientes los pasé por la batidora, les añadí cuatro huevos, un buen chorro e crema de leche, y un poquito de pasta Harissa.

La pasta Harissa es uno de los principales ingredientes de la cocina magreví. Es muy picante y sus principales ingredientes son  pimientos picantes, ajo, cilantro, alcaravea y aceite de oliva. Aunque tiene otras presentaciones se comercializa generalmente en tubos, se puede elaborar en casa pero yo siempre tengo un tubito en la despensa.

El resultado fue más que aceptable y además me permitió irme a pasear por los prados sin tener que meterme entre pucheros, ya que mientras preparaba la mochila introduje la mezcla 45 minutos en el horno y al regresar con una ensalada de tomate y algo de aperitivo,¡¡ listo!!

Una vista de los prados, al fondo Font Romeu, como veis el tiempo sigue removido.

Ingredientes:

Restos de un cus-cus:

1/4 de pollo
Un calabacín medianillo a trozos
Una zanahoria a trozos
Poco más de una taza de cus-cus ya hervido
Una jícara de garbanzos cocido
4 huevos
Media botellita de crema de leche
Media cucharadita moka de pasta Harissa (se puede eludir si no gusta el picante)
Queso rallado opcional

Elaboración:
Como los restos del cus-cus ya estaban cocinados, sólo hay que pasarlos por la batidora, añadiéndoles los huevos la crema de leche y la harissa, añadí también un pimiento escalivado que quedaba en mi nevera. Verter esta mezcla en un molde ligeramente untado con mantequilla e introducir en el horno a 180º durante aproximadamente 45 minutos o hasta que tras pincharlo veamos que está cocido.

Se puede servir acompañado de una ensalada completa y una salsa mayonesa.

Nota: Este pastel se puede realizar para aprovechar sobras de la nevera contando siempre como ingredientes con tres o cuatro huevos y crema de leche.

Fuente: Familiar

martes, 5 de agosto de 2014

RISOTTO DE CEPS

El verano pasado  hicimos una excursión en la que subimos por la montaña, subimos y subimos, yo que se, dos o tres horas, pero al final y  sin esperarlo tuvimos nuestra recompensa, cogimos más de 10 kilos de preciosos y sanísimos ceps, que limpiamos, troceamos, freímos suavemente y congelamos en paquetitos para todo el invierno, por lo que ahora aún estoy terminando las existencias. Para mi el cep (boletus edulis) es el rey de las setas, me encanta tomarlo como ingrediente en platos de pasta, arroz, con carne o simplemente frito en mantequilla y aceite y tomado como aperitivo.

Por eso al encontrar esta receta me he animado a preparar un sabroso risotto.

Ingredientes:

100 gr de arroz arbóreo
1 cucharada de cebolla picada
5 cl de vino blanco seco
50 cl de caldo de pollo filtrado
150 gr. de ceps (se puede hacer con ceps congelados)
20 gr. de mantequilla
25 gr. de parmesano finamente rallado
Aceite de oliva, flor de sal y pimienta



Elaboración:

Los ceps:



En una sartén con aceite y mantequilla saltearlos ceps hasta que pierdan toda su agua, después dejarlos dorar unos segundos.

El Risotto:


Freír la cebolla a fuego suave  en aceite de oliva al cabo de cinco minutos añadirle el arroz y mezclar bien. El fuego no debe estar fuerte para que el arroz simplemente se caliente. Añadir el vino blanco y dejar que se evapore. Por último echar por encima el caldo remover un poquito y tapar, dejar cocer aproximadamente 12 minutos a fuego suave.
Repartir la mantequilla y el parmesano sobre el arroz, apagar el fuego y dejar reposar dos minutos siempre cubierto. Mezclarlo rápidamente, salpimentar, y por último regar con un hilillo de aceite antes de servir.


Como podéis ver seguimos con las nubes,lluvias y días fresquitos, ¿llegará por fin el veranito?

Nota: Se pueden sustituir los ceps por otras setas

Fuente: Apéros dînatoires. Les meilleures recettes Marabout

miércoles, 9 de julio de 2014

CORDERO AL GARAM MASALA EN LA CERDAÑA


Llueve, detrás de los cristales llueve y llueve.... Eso dice la canción y eso es lo que pasa por aquí, por La Cerdaña., y no sólo eso además hace frío, con polar y calcetines, ¡qué verano!, pero no hay mal que por bien no venga, apetece estar en casita y también meterse en la cocina y cocinar algo más que ensaladas  y platos fríos, que ya llegarán. 


Y además en los ratos que sale el sol el campo está esplendoroso. Aquí, a La Cerdaña, la primavera llega tarde, quizá los mejores días sean desde San Juan hasta mediados de Julio, cuando los campos se llenan de flores


cuando aún queda nieve en las cumbres de las montañas. Las gencianas  están en su mejor momento, más


adelante vacas como las de la foto que ahora están muy tranquilitas se las comerán con glotonería. Los

 
rododendros en flor  colorean al paisaje, las laderas de las montañas están cubiertas de mirtilos que no darán sus frutos hasta dentro de algunos días y los impresionantes  lupinos multicolores perfuman con su aroma el


ambiente.
Esta mañana he subido a la buhardilla,  he buscado entre los libros que tengo de recetas y me ha salido uno dedicado a las cazuelitas de aperitivo, se titula "Apéros dînatoires", de entre todas las recetas he elegido este guiso de cordero, para variar un poco de la manera en que suelo cocinar esta carne, es decir barbacoa, plancha u horno.

He cogido el coche he cruzado la frontera y me he ido a mi carnicería de Puigcerda a comprar la carne de cordero, he hecho que me cortaran de la parte de la pierna dados grandes como para estofado y en llegar a casa me he puesto con el guiso que yo he hecho como plato principal y no como aperitivo que es lo que sugería el libro. Veamos:

Ingredientes:

400 gr de cordero cortado en cubos
1 cebolla
1 diente de ajo
1/2 pimiento rojo
1 dadito de Jengibre
1 cucharada de café de Garam Masala
3 tomates maduros pelados
1/yogurt natural
Aceite de oliva

El Garam Masala (mezcla de especias), a mi me gusta prepararlo cuando lo voy a utilizar para que no pierda su aroma. Yo lo elaboro picando en el mortero: el interior de cinco o seis semillas de cardamomo, pimienta negra y nuez moscada recién molidas, tres clavos rallados y algo de canela.

Elaboración:

Limpiar la cebolla y el pimiento y cortar en trocitos, añadir el ajo picado y el jengibre rallado.
Freír suavemente la cebolla, añadirle el ajo, el pimiento y el jengibre.


Añadir el garam masala y los tomates peledos y roceados, dejar reducir 30 minutos a fuego suave. A continuación incorporar el yogurt.


Dorar en aceite los trozos de cordero, escurrirlos y unirlos a la salsa que antes habremos pasado por el

 
minipimer, dejar cocer durante 30 a 45 minutos.


Yo para completar el plato he pasado por la sartén unas patatitas que he añadido al guiso.

Nota: Se puede acompañar con arroz pilaf, pasta o patatas como en este caso. 

Fuente: "Apéros Dînatoires. Les meilleures recettes marabout"                          

viernes, 27 de junio de 2014

MERMELADA DE MANZANA A LA MENTA




Otra vez una receta de mermelada y es que mis cuñadas el otro día me regalaron un libro publicado por Rústika ediciones con más de 200 recetas de conservas, licores, chutneys, confituras, frutas en aguardiente..., la misma noche ya empece a practicar, comencé con esta mermelada que me pareció apetitosa y original.

Me gusta introducir la menta fresca y muy picadita en ensaladas, sopas frías de verano..., y que decir en los mojitos, ¿qué sería de un buen mojito sin la menta?. Combina muy bien con el eneldo, la albahaca y el jengibre. No concibo las Habas a la Catalana sin una buena ramita de menta... Y dicho todo esto añadiré que no abuséis de esta hierba pues según dicen si se toma en cantidad produce insomnio. 

Bueno pues cuando vi esta receta me dije: ésta la pruebo, y no me arrepentí, quedó una mermelada deliciosa. Os transcribo la receta que elaboré tal cual:

Ingredientes:

200 gr. de hojas de menta piperita
1 kilo de manzanas
700 g de azúcar 
1 limón

Elaboración: 

Lavar, pelar y trocear las manzanas. Picar finitas las hojas de menta y rallar la piel del limón. Reunir todo en una cazuela y calentarlo a fuego medio, espumando y removiendo hasta que la manzana se deshaga. Pasar la mezcla por el pasapurés para obtener un puré verde. 


Mezclarlo con el azúcar y el zumo del limón. Poner de nuevo la mezcla al fuego y, cuando rompa a hervir, proseguir la cocción a fuego lento hasta que espese. 


Envasar la mermelada, cerrar los tarros herméticamente y dejarlos enfriar boca abajo.


Luego y eso es lo que más me gusta, etiquetarlos  y adornarlos como os apetezca

Nota: Yo antes de terminar la cocción pasé el minipimer por la mezcla, ya que en casa nos gustan las mermeladas sin tropezones

Fuente: Conservas caseras de Ediciones Rústika.